To The Moon: la forma más bonita de contar una historia 24/11/2017

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Un cuento antes de morir

El próximo mes de diciembre sale Finding Paradise, lo nuevo de Freebird Games. Quizás ninguno de esos dos nombres os suene demasiado, pero seguro que la cosa cambia si os hablo de Kan Gao y la preciosa historia que nos contó hace unos cuantos años a través de To The Moon.

 

Existe una serie de videojuegos que, a pesar de haber sido hechos por una sola persona, y con las herramientas más básicas, se han convertido en grandes historias, duren lo poco que duren. To The Moon, habiendo salido de un RPG Maker cualquiera, es una de esas historias que guardaremos para siempre en el corazón, porque ahí es donde guardamos todo aquello que nos roba el alma y, al devolverla, nos da algo muy diferente.

 

To The Moon nos habla de dos científicos y una máquina del tiempo poco convencional. Más que una máquina del tiempo, es un aparato que viaja a través de los recuerdos de la gente para modificarlos o crear un fragmento de memoria completamente distinto. En el universo de este juego, esto es un oficio. Los clientes pagan para que unos científicos modifiquen sus recuerdos cuando están a punto de morir. Así, se llevan consigo a la otra vida el recuerdo de haber cumplido sus sueños. El centro de todo aquí es John, un hombre que desearía haber estado en la Luna.

 

Aunque la idea es aparentemente sencilla, a través de To The Moon tenemos que averiguar por qué John desearía algo así y cómo podemos conseguirlo. Al final, este título es toda una canción a los recuerdos y al deseo de haber tenido una vida mejor, una vida ideal… A la vez que nos damos cuenta de que algunas decisiones de el pasado podían haber sido muy diferentes y podíamos haber alcanzado la felicidad de formas sumamente más sencillas.

 

 

Una historia cautivadora y dolorosamente humana

To The Moon, en sus cinco o seis horas de juego (si es que realmente podemos considerarlo “juego”), nos lleva a un mundo tan el que emociona. Es increíble cómo un título realizado con la estética de 16-bit es capaz de transmitirnos todas y cada una de las emociones de sus personajes y de cada momento y escena que vivimos con él. Posee una magia completamente única que nos cautiva y nos sorprende, precisamente, porque podemos llegar a sentirnos perfectamente identificados. Sí, parece que la trama principal es el amor, pero trata tantos temas a el alcance que nos llega de muchas formas.

 

Por eso hoy he querido recordaros este juego. Lo he vuelto a jugar y sigue tocándome cada fibra de mi ser porque es una historia dolorosamente humana y es tan bonita que debe permanecer en el recuerdo toda la vida. El juego lo tenéis de oferta ahora mismo en Steam, y es la forma ideal de prepararos para Finding Paradise, que continuará con la misma idea que To The Moon en forma de secuela. En esta ocasión, seguiremos la historia de dos científicos que quieren modificar los recuerdos de Colin, protagonista, por otro lado, de A Bird Story, la considerada secuela espiritual de To The Moon. Así, si no los habéis jugado, tenéis en vuestra lista de indispensables dos títulos cortos que os dará tiempo a jugar antes de que llegue diciembre. Y si lo habéis hecho ya, ¿a qué esperáis para dejar que os atrapen de nuevo?

Deja un comentario