Catherine Full Body nos enseña que un relanzamiento tiene que ser un ‘repensamiento’ del juego original

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Rin entra en juego

Qué maravillosa noticia el regreso de Catherine a nuestras vidas, y lo es por varios motivos. El primero es porque necesitamos más juegos como este de Atlus o como el Hellblade de Ninja Theory, videojuegos enormes comprimidos en una propuesta directa, en un mensaje claro y conciso. El segundo porque me parece fabuloso que se replanteen re-ediciones añadiendo contenido nuevo, re-pensando el original.

La moneda tiene dos caras. En la cruz están los ports de Capcom: su Okami y sus Devil May Cry, en la cara está Catherine Full Body, que no se limita a remasterizarse, sino que extiende y profundiza en dos conceptos clave del original: un grueso de decisiones basadas en sus intenciones amorosas y el funcionamiento del cerebro de Vincent a través de puzles.

 

En lo primero, contamos con una chica nueva, con Rin. Su apariencia es cándida, casi inexpresiva en ocasiones. No es tan adolescente y atómica como Catherine, tampoco es tan madura y de ideas claras como Katherine. Rin aporta una personalidad que se se hace fuerte en el punto medio de las dos. Su look es infantil, pero su cuerpo es maduro y su expresión es difusa a la vez que decidida cuando hace un mohín.

Esto no es casualidad, claro. Catherine es un videojuego en el que teníamos que elegir uno de entre dos caminos, pero ¿y que ocurre si no queremos elegir? ¿Qué ocurre con los que acabamos tomando decisiones mixtas? ¿Qué ocurre si ni el fervor de Catherine ni el anillo de compromiso de Katherine nos convence? Ahí está Rin, ese gris maravilloso que se suma a la ecuación.

Rin supondrá la entrada de nuevos interrogantes para Vincent, pero lo más interesante será ver cómo se matizan los que ya conocemos a través de estos, y cómo cambian las escaladas del juego con todos estos mezclados, claro. Pero todavía hay una razón más para amar Catherine Full Body, y es que es una re-edición que no rechaza al anterior. En el anterior has decidido algo, ¿pero que decidirás ahora?

Por lo tanto, el primer Catherine seguirá teniendo valor para el aficionado precisamente porque sus decisiones serán más extremas que este. Mientras que Full Body, al añadir a Rin, acabará ofreciendo nuevos caminos que alterarán los otros dos, el otro seguirá siendo totalmente polarizado. Eso sí, para lograr esta sutil diferenciación entre un título y otro, Atlus tiene que hilar fino y no acabar convirtiendo su juego en un título de harén, en un todo-vale al que nos tiene tan acostumbrados ya la serie Persona.

En definitiva, Catherine Full Body es una estupenda noticia. Regresa a nuestras vidas un juego sensacional y, de paso, se da una lección sobre cómo tiene que ‘rehacerse’ o ‘repensarse’ un videojuego al querer tener un nuevo lanzamiento.

 

Deja un comentario