Bélgica y la prohibición de loot boxes en Europa: ¿Buenas noticias o hipocresía? 24/11/2017

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Una medida en contra del consenso

Ayer el amigo Julián nos hablaba de la que se ha montado con las cajas de botín de EA y la Comisión del Juego Belga, que parece ser que está estudiando tomar medidas contra ellas e incluso, según apunta algunas fuentes, prohibirlas en Europa. Las declaraciones de Koen Geens, ministro de justicia del país, apuntan a la tendencia a la ludopatía que pueden causar estas prácticas en los videojuegos. El jurista ha sido bastante claro en sus exposiciones: ‘La mezcla de dinero y adicción es apuesta (…) mezclar apuestas y videojuegos, especialmente a edades tempranas, es peligroso para la salud mental de los niños’. Ayer Julián daba un fabuloso repaso a la situación del juego en los distintos países de Europa y cómo podrían afectar estas medidas a los videojuegos. Yo voy a ser más populista y voy a centrarme en el doble rasero que se escapa de las apreciaciones de Geens.

 

¿Es que nadie piensa en los niños?

Vale, es que el amigo Koen me lo ha dejado a huevo, pero en serio: ¿Es que nadie piensa en los niños? La estrategia de crítica del señor Geens es obvia, incluso defendible. Por decirlo claro: Las loot boxes no molan, especialmente cuando afectan al juego y lo lastran para aumentar ventas. Sin embargo, no dejan de ser un mal más en un mar lleno de males. Lo primero es que la mezcla de adicción y dinero no es, automáticamente, una apuesta. Lo segundo, es que la propuesta de Geens es, cuando menos, hipócrita con la realidad de mercado actual.

 

Muñecas sorpresa: 15 pavos cada una. Antes costaban 35

 

Aviso porque viene pataleta, pero que se relacione salud mental infantil con loot boxes me resulta hipócrita en exceso. ¿Es que nadie piensa en los niños? Como padre de una niña de cinco años puedo poner la mano en el fuego y deciros que no, nadie piensa en los niños. Ni la sociedad, ni el mercado, ni mucho menos, el ministerio de justicia belga. ¿Incitan a la ludopatía las cajas de botín de Star Wars Battlefront II (PEGI 16) porque los niños no saben qué saldrá en las cajas y quieren gastar dinero para hacerse con todos los contenidos?
Genial.
¿Qué pasa entonces con productos directamente dirigidos a los niños como los huevos Kinder de chocolate con sorpresa, los sobres de las colecciones de Panini, los muñecos que vienen en sobres sorpresa y los mil millones de tipos de juguetes sorpresas que se venden en bolitas, cajitas, bolsitos, sobrecitos, tarrinitas y su padre en versito? 

 

Doble moral e hipocresía

Está bien visto que Panini reparta ‘gratis’ álbumes de series infantiles en la puerta de los colegios como si fuera la famosa droga de la leyenda urbana de los caramelos para que los niños den el coñazo con que les compremos sobres. Sobres que incluyen algunos cromos muy ‘especiales’ que en ocasiones se producen en ediciones limitadísimas para que los críos quieran comprar y comprar hasta que toque la flauta, la serie se pase de moda o la empresa abra la mano y aumente la producción.

 

Youtubers especializados en enseñar a los niños cómo molan los sobres sorpresa de Panini. Todo bien.

 

Está bien visto que MGA Entertainments saque productos con contenidos sorpresa como Num Noms, o peor, LOL Surprise, una línea de muñecas en bolitas sorpresas que cuestan una mikllonada y que son, en relación calidad precio, una auténtica estafa. Muñecas de goma mal acabadas que alcanzan la friolera de 99,99 euros y que viene apoyadas por campañas de unboxing protagonizadas por niños en diversas redes sociales, incluido Kidstube. Y por supuesto, está bien visto que haya cargamentos enteros de los mencionados productos y otros afines que incluyan en todos los contenedores la misma muñeca, con la ‘obligación’ de seguir comprando. Algo que parece rechinarle a Geens en los videojuegos pero que en el tema de juguetes infantiles dedicado a los niños con anuncios que vulneran la legalidad aprovechando el fuero excepcional de internet, básicamente se la pela a la flamenca. 

 

Me toca harto las narices esta doble moral que protege a los niños en productos con un PEGI +16, o lo que es lo mismo, destinado a un público de más de 16 años, pero que no se preocupa absolutamente nada de los juguetes de pésima calidad que siguen exactamente las mismas reglas que las infernales y diabólicas loot boxes y añaden algunas de su cosecha como la publicidad falsa y la competencia desleal. ¿Se os ocurre un motivo para que esto pase? A mí sí.

 

 

Los videojuegos dan dinero

Todos estamos de acuerdo, o lo estaríamos en un mundo utópico y maravilloso en el que las cosas fueran como deberían ser, en que la regulación -que no prohibición- de las loot boxes no es mala idea de base y podría ser interesante para el usuario. Lamentablemente no vivimos en un mundo utópico maravilloso, sino en la Tierra, y esto da qué pensar a la hora de establecer cuál podría ser la regulación de las loot boxes por parte de la comisión europea y en qué podría terminar todo el mareo de la ludopatía de los niños de más de 16 años. 

 

Teniendo en cuenta que, por lo general, las leyes de protección acaban por traducirse en mayores impuestos y expedición de licencias y permisos que, al final, pagamos los usuarios, algo me dice que estaremos más tranquilos y seguros si la Comisión del Juego belga encuentra otra cosa en la que fijar su vista y olvidan el tema de las loot boxes. El tiempo dirá 

 

¡Nos leemos!

Deja un comentario